sábado, 8 de octubre de 2011

Iniciación a la fotografía

Hace aproximadamente dos meses me compré mi primera cámara reflex, una Nikon D3100 aconsejada por mi hermano, el Robert Capa de la naturaleza. Una vez que la tuve en mis manos me dije, ¿y ahora qué? Por este motivo dediqué algún tiempo en al menos aprender lo básico de la fotografía. Este post trata sobre eso, sobre los fundamentos básicos de la fotografía. Espero que al menos a alguna persona que lo lea le pique el gusanillo de la fotografía.

Para comenzar hablaremos sobre los elementos básicos de la fotografía. En una fotografía intervienen cuatro elementos principales: el fotógrafo que hace la fotografía, la cámara, el objeto fotografiado y la luz existente. Una fotografía, por tanto, consiste en un fotógrafo que capta una escena con una luz determinada mediante una cámara de fotos.

Una cámara de fotos es una caja oscura que deja pasar la luz un tiempo determinado para que la imagen enfocada a través de su objetivo sea plasmada sobre un sensor digital o una película.




Los elementos de una cámara son los siguientes:


  • Un objetivo que enfoca  una escena o sujeto en un extremo y dirige los rayos de luz hacia un sensor en el extremo opuesto de la cámara.
  • El sensor digital capta la imagen
  • En el objetivo hay una apertura variable llamada diafragma que limita el tamaño de la luz que penetra.
  • Entre el objetivo y el sensor existe un obturador con el que se controla el tiempo que el sensor está expuesto a la luz (tiempo de exposición).
  • Para poder enfocar y encuadrar la escena existe un visor.
  • Con el disparador seleccionamos el instante de la exposición.
  • La imagen que recoge el sensor es procesada por la cámara y almacenada en un soporte de almacenamiento (tarjeta de memoria).
  • Una batería alimenta la circuitería durante todo el proceso.
  • El fotómetro que mide las condiciones de luz recogidas por el objetivo para que la cámara pueda calcular la exposición correcta.
Las cámaras se pueden clasificar dependiendo de diversos criterios: soporte de almacenamiento, tamaño, tamaño del sensor,visor... Las cámaras digitales se dividen principalmente en:
  • Cámaras compactas. Son las más pequeñas y las que tienen, por tanto, un sensor más pequeño. Restringen mucho los parámetros parámetros que se pueden configurar a la hora de realizar una foto. Ideales para aficionados.
  • Intermedias o bridge. El sensor es superior al de las compactas, lo que supone un aumento de calidad en las fotos. Permiten modificar más parámetros a la hora de realizar una fotografía y suelen tener un zoom no intercambiable con mayor alcance que en las compactas. 
  • Réflex o DSLR. El tamaño del sensor es superior al de las dos cámaras anteriores, por tanto, la calidad de las fotos es superior. La principal ventajas de este tipo de cámaras es que se pueden intercambiar los objetivos, un visor réflex que muestra con precisión el resultado final de la foto y permiten modificar muchos parámetros a la hora de realizar una fotografía. 
  • Medio formato. Tienen un sensor mucho más grande que las DSLR y su uso es profesional. Permiten realizar ampliaciones enormes. Se utilizan en el ámbito científico.





También podemos clasificar las cámaras según el tipo de visor:


  • Sin visor. La mayoría de cámaras digitales actuales no tienen un visor directo, sino que se utilizan una pantalla LCD para encuadrar. Ventajas: lo que aparece en la pantalla es lo que aparecerá realmente en la foto. Inconvenientes: objetos no enfocados correctamente, pobre nitidez, ruido con el exceso de luz...
  • Visor directo. Tienen visor y es independiente del objetivo. La escena recogida por el objetivo se puede ver mediante un sistema óptico. Suelen aparecer en las cámaras compactas. Ventajas: más fiable en cuanto a enfoque de objetos. Inconvenientes: lo que se ve en el visor no se corresponde realmente a lo que aparecerá en la foto (cuanto más cerca del sujeto estemos más se notará).
  • Visor réflex. La imagen proyectada en el sensor por el objetivo esta boca abajo e invertida lateralmente. El visor réflex utiliza un espejo para volverla boca arriba y un pentaprisma (bloque de cristal de cinco caras, tres de ellas plateadas) o un pentaespejo, para corregir la inversión lateral. Por tanto el fotógrafo contempla la escena en su posición real. Ventajas: el más fiable en cuanto a enfoque. Inconvenientes: también tienen factor de recorte, mayor o menor dependiendo del tipo de cámara.


La apertura de diafragma es la parte del objetivo que limita el rayo de luz que penetra en la cámara. La apertura del diafragma se mide en números f. El salto de un valor de f a otro se denomina paso. 






La relación entre los números f es que por cada paso la luminosidad se duplica o se divide por dos si la aumentamos o la reducimos respectivamente. La forma más fácil de recordarlo es que el menor número f es la mayor apertura y el mayor número f es la menor apertura. Son conceptos inversos.

Los numeritos que vienen en los objetivos son precisamente esto. Mi nueva cámara Nikon D3100 viene con un objetivo con los siguientes números:

18-55mm 1:3,5-5,6 significa que el objetivo tiene una distancia focal que varía entre 18 y 55 mm. En su distancia focal mínima (18mm) tiene una apertura máxima de f3,5, y en su focal máxima (55mm) tiene una apertura máxima de f5,6.

Otro ejemplo:

16-45mm 1:4 significa que el objetivo tiene una distancia focal que varía entre 16 y 45 mm y en todo este rango la apertura máxima es de f4.

La distancia focal de una lente es la distancia entre el centro óptico de la lente y el foco (o punto focal). El foco es el punto donde se concentran los rayos de luz. En un objetivo la distancia focal es la distancia entre el diafragma de éste y el foco. Los objetivos de las cámaras tienen una distancia focal fija o variable, dependiendo del tipo de objetivo. Al variar la distancia focal conseguimos un menor o mayor acercamiento. Es lo que comúnmente llamamos zoom. La distancia focal no afecta únicamente al acercamiento. También modifica la perspectiva de la foto.

El obturador es una cortinilla que se abre en el momento de disparar y limita el tiempo que el rayo de luz penetra en la cámara y alcanza el sensor digital. El tiempo que la luz está alcanzando el sensor digital es lo que se llama tiempo de exposición. Dependiendo de la cámara los tiempos de exposición varían desde segundos (para condiciones de luz muy malas) a milésimas de segundo (para fotografías muy rápidas). Los tiempos más usuales, en segundos, son:

…4, 2, 1, 1/2, 1/4, 1/8, 1/15, 1/30, 1/60, 1/125, 1/250, 1/500, 1/1000, 1/2000…

En modo manual existe un modo llamado BULB en el que la foto se expone mientras se mantenga pulsado el botón disparador.

Aproximadamente podemos hacernos una idea del tiempo de exposición que necesitamos para congelar el 
movimiento con esta tabla:


Tiempo de exposición y velocidad de exposición son lo mismo. En fotografía se utilizan ambos términos, pero significan lo mismo, solo que el orden de magnitud está invertido. Así, reducir el tiempo de exposición es lo mismo que aumentar la velocidad y viceversa.

La trepidación es el efecto que se produce cuando una foto sale movida por un tiempo de exposición demasiado largo o por no controlar el movimiento de la cámara. Al hacer una foto debemos tener en cuenta el movimiento de los objetos para decidir entre un tiempo de exposición u otro. Por ejemplo, yo cuento con un objetivo VR (anti vibración) para evitar precisamente las vibraciones de la cámara al realizar la foto. Un trípode también nos ayuda a evitar la trepidación, así como realizar la foto en modo retardo (unos segundos después de apretar el disparador). En las cámaras SONY réflex actuales, el cuerpo de cámara viene siempre preparado para antivibración, por lo que no necesitan objetivos tipo VR para evitar esto. En cámaras NIKON y CANON generalmente no es así, y existen objetivos de ambas clases, VR y no VR.

Referencias: thewebphoto


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada